La discriminación por motivos de diversidad sexual o de género es una cuestión prioritaria a resolver en el sector educativo mexicano.