El nuevo etiquetado no está dando los resultados deseados y, por ende, no está desmotivando el consumo de productos nocivos de manera eficiente en México.