La percepción de los centenialls hacia el humor negro no es del todo negativa, sino que es crítica ante los discursos que puede contener un chiste con relación a las problemáticas sociales más relevantes del momento.