Este país se ha convertido en el lugar más peligroso para ejercer el periodismo después de los que se encuentran en guerra.