El enfoque de las empresas productoras se ha mantenido en los medios tradicionales, principalmente en la televisión, derivando en una potencial falta de alternativas.