La rápida y creciente evolución de la tecnología ha sido la causa principal del aumento de abusos en la industria musical desde los años 2000.