La presión social provocada por las herramientas digitales pueden tener consecuencias fatales.