El uso diario de la pantalla durante el confinamiento ha aumentado exponencialmente entre los estudiantes, causando efectos negativos tanto físicos como psicológicos.