No existe una relación directa entre la violencia que se genera en las diferentes sociedades y los videojuegos que consumen.