Si bien el fitness se ha popularizado en esta cuarentena, cada mujer lo adopta de manera diferente a su propio estilo de vida y, por tanto, elige seguir a la influencer que más conveniente le parezca, sin buscar alcanzar algún parecido físico o emocional a ella.