El Gran Premio de la Fórmula 1 2015 en la Ciudad de México, funge como una especie de acuario, de pecera a partir de la cual se puede observar a esta sociedad del espectáculo y aprender sobre sus motivaciones, sus preferencias y la psique en general de este tipo de civilización.

Anuncios