Los resultados de los partidos de la Selección mexicana de futbol sí afectan el estado de ánimo de los mexicanos, pero eso no incide necesariamente en su tendencia política.