El caso del video sobre “asalto en la  combi” o “no te creías muy lion” demuestra la permeabilidad de la coexistencia de la normalización y viralización  de la violencia.