Los medios presentan imágenes masculinizadas que transgreden la realidad afuera de la pantalla.