En las primeras adaptaciones cinematográficas de Little Women (1933-1949) se refleja un papel más débil y mayormente dependiente de los hombres.