Desde la llegada de los españoles, se utilizó la religión católica como medio de educación para los indígenas, imponiendo una nueva ideología que persiste hasta nuestros tiempos.