Se llegó a la conclusión que los críticos musicales no ejercen una influencia importante a la hora de que los jóvenes gestionen sus gustos musicales, sino que  consideran a las plataformas digitales como una herramienta más para su búsqueda de nuevos artistas.