Extranjeros en México: Un nuevo comienzo

Un trabajo de la materia Seminario de Periodismo de Investigación de la Universidad Iberoamericana, Licenciatura en Comunicación. Realizado en Otoño del 2012 por Laura Hofmann, Gabriela Lemionet y Beatriz Sánchez. (Mtro. Eduardo Portas)

EXTRANJEROS EN MÉXICO:

UN NUEVO COMIENZO

TODOS LOS DOMINGOS, Chema tiene una cita importante. Habla con su mamá a través de Skype. Ella está a más de 9 mil kilómetros de distancia. Vive en Barcelona, España. Ahí también nació Chema, fue a la escuela y más tarde a la universidad. Es ahí donde viven la mayoría de sus amigos… O vivían, porque, así como él, muchos se han visto obligados a abandonar la península ibérica en busca de trabajo y mejores oportunidades.

Esto se debe a la crisis económica que está sufriendo España. En sólo este año, la tasa de desempleo subió a 24.6% de la población activa. Los más afectados han sido los jóvenes, ya que la cifra de desempleo entre ellos se eleva a 53%, convirtiendo a España en el país europeo con mayor número de ni-nis –jóvenes que no estudian ni trabajan–, de acuerdo al informe Panorama de la Educación 2012, de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE).

Mikel, otro inmigrante español, de 28 años, también vino a probar suerte a México. “Yo estuve viviendo 6 meses aquí, de intercambio. Luego volví a España para ya titularme y empecé a buscar trabajo. Pasó medio año y no encontraba nada. Tuve una platica con mis padres y me vine a México a probar suerte y encontrar dónde trabajar”, dijo.

Pero no a todos les pega igual la crisis. En términos de monedas, el euro no tiene nada que ver con el peso, pues sigue siendo una moneda muy fuerte, con mucho más valor que el peso mexicano. En el 2011, según el Banco Central de España, siguió en alza el consumo de lujo. Esta relación de números habla de un país altamente desigual, con una economía dispar.

Y así como en España, alrededor de 2.8 millones de personas están desempleadas en Francia, según el Institut National de la Statistique et des Études Économiques (INSEE), una cifra que no se había visto desde 1999. Los jóvenes –de 15 a 24 años– también son los más afectados, y muchos están decidiendo venir a México a buscar empleo.

“Yo no quiero regresar a casa. Si ahorita me quedo sin trabajo, yo sé que voy a encontrar otro muy rápido. En Francia, mi hermana que tiene un súper diploma, lleva buscando trabajo desde hace un año y seguramente no va a encontrar uno en un futuro cercano. Y aunque ella no tenga trabajo, todo sigue costando muchísimo dinero“, dijo Juliette, una inmigrante francesa, que vive en México desde hace un año, y trabaja en Cartier.

MEXICO: UN PAÍS HOSPITALARIO

Johanna, una inmigrante francesa que lleva tres meses en este país, está agradecida de que la hayan recibido tan bien. “Fue muy fácil adaptarse a la vida mexicana proque aquí la gente es muy amable, muy linda. Encontré amigos muy rápido y me gusta mucho el lugar en donde vivo“.

México es un país que recibe muy bien a los extranjeros. Desde afuera es percibido como un lugar hopsitalario y los mexicanos tienen fama de ser amistosos y cálidos. “Es un país muy noble en ese aspecto“, afirmó el Dr. Yerko Castro Neira, doctor en Antropología Social.

Juliette, además de ya sentirse emergida en la cultura mexicana y su gente, le gusta el estilo de vida que México le ha permitido llevar. Vive en un departamento en la Condesa y dice estar rodeada de personas que la quieren. “La Condesa es hermosa. Es como un pequeño pueblito. A mí eso es lo que más me gusta“. Sus mejores amigos viven en el departamento de enfrente al suyo, en el piso 1 y 4. “Luego nos llamamos para ir a por una copa de vino o a comer, y eso nos toma cinco minutos, es maravilloso. Amo a México“.

El español, Mikel, también fue muy bien recibido por los mexicanos. Asegura que es gente muy acogedora y simpática. “Incluso siento que son más amables con los extranjeros.  Te preguntan a dónde has ido y te tratan de integrar a su grupo“.

Pero no son unicamente los mexicanos los que atraen a los extranjeros a vivir aquí.  Chema está convencido que la situación en sus países europeos está tan complicada, que en México uno puede tener un mejor futuro.

“Puede que los sueldos no sean increíbles pero México tiene sus cosas; por ejemplo, en Europa no hay alguien que te arregle la tubería o que limpie una casa. Eso allá es impagable, hay que tener mucho dinero para poder hacer algo así. En México, en cambio, puedes tener a alguien que te ayude, contratar a alguien para que te arregle cosas, y en general, todo eso es muy accesible aquí. México tiene recursos de muchos apoyos. En ese sentido es un país más sencillo que Europa“, dijo el Dr. Castro.

Y a pesar de que el peso vale menos que el euro, varios extranjeros jóvenes se sienten más atraídos por la calidad de vida que pueden tener en México, a la que les permite sus propios países europeos. Vivir aquí les da la oportunidad de darse el lujo de vivir en un departamento grande, salir a comer a buenos lugares y viajar.

La comptenecia allá es enorme. Para conseguir un buen puesto, es necesario ser el mejor, el top de la carrera. “Debes tener el mejor de los diplomas para ser alguien, cuando aquí puedes hacer miles de cosas. Hay miles de oportunidades. Oportunidades que no hay allá. Y además con estas oportunidaes, tienes la posibilidad de vivir una vida mucho más agradable que no tienes en Francia. Por eso, mejor me quedo aquí“, dijo Juliette.

Cuando Juliette llegó a México, encontró su trabajo en Cartier después de dos semanas. Afirma, además, de que es un trabajo que nunca hubiera podido conseguir en Francia, ya que es un trabajo que implica tener muchas responsabilidades. “En Francia, un trabajo como el yo tengo ahora, lo tendría un persona mayor, con mucha más experiencia que yo“.

Chema llegó a México en 2010. También consiguió empleo muy rápido. Ahora trabaja en Chrysler México y no tiene planes de moverse a ningún lado. “Allá en España no encontraba nada. Llego aquí y me dan trabajo en una muy buena compañía. Sigo abierto a nuevas posibiidades pero estoy muy contento donde estoy“.

EL CHOQUE CULTURAL

México es un país con muchas paradojas. “Creo que ni los mexicanos comprenden bien su país“, dijo el Dr. Yerko, quien nació y creció en Colombia. “Hay muchos choques; no sólo las cosas formales como la hora en la que comen –en donde es evidente que hay diferencias sustantivas– sino también en lo estético, en las relaciones de géneros, y en la idea de libertad individual, la forma en la que se expresa es muy contrastante con las expresiones de otros países. Ahí México representa un desafío, un choque“.

México y España, por ejemplo, tienen puntos bastante distintos. “La comida es uno de los primeros“, dijo Chema. “La gente también es muy distinta, la manera de vivir, la ciudad es enorme, son varias cosas a las que uno como extranjero, se tiene que acostumbrar“.

Hay tantas contradicciónes y realidades tan fuertes en México, que cuesta comprender a cabalidad el país. Como ejemplo de esto, el Dr. Yerko contó su historia sobre cómo fue aprender a manejar en la ciudad. Tardó dos años en entender a los conductores mexicanos. “Para aprender a conducir aquí debes aprender a leer culturalmente el paisaje, el país, leer las reacciones del otro conductor, es toda una lectura cultural. El sentido es ir con los ojos abiertos, tolerancia y un espíritu constructivo“.

A Juliette también le costó trabajo adaptarse al tráfico de la ciudad de México. Ella no maneja ni tiene coche aquí, pero tuvo que aprender a calcular el tiempo que necesitaba para salir con anticipación y poder llegar a buena hora al trabajo. “Yo trabajo en Polanco. Y ahora que soy una verdadera mexicana y que manejo muy bien el México, sé a qué hora salir para ir más rápido y por dónde debo de pasar“, dijo orgullosa.

Lo que sí dice extrañar de Francia es la comida y la salud. A la mayoría de los extranjeros esto es lo que más trabajo les cuesta al principio. La comida mexicana es muy distinta a la de los países europeos. Aquí se come mucha tortilla, mucho pan, la comida es picante, hay muchas salsas. Es mucho más irritante que a la que los extranjeros europeos están acostumbrados.

La alternativa que Juliette y sus roommates –todas francesas– toman para remediar ésto, es tratar de buscar productos típicos de la cocina francesa en los supermercados del Distrito Federal. “Hemos encontrado una mantequilla Presidente, la misma que hay en Francia“. Eso les permite cocinar y comer como lo harían en su país de origen. “Lo único que no encontramos son salchichones o la masa para hacer tartas. Esas cosas aquí simplemente no existen, y sí lo extrañamos“, dijo Juliette.

En cuanto a la salud, el smog que se respira en la ciudad de México, al cual todos los mexicanos ya se han acostumbrado, es muy pesado para quienes empiezan a vivir en el país. Incluso hacer actividades físicas como correr, nadar y hacer ejercicio, se vuelve todo un reto para los europeos que residen en México. No es fácil adaptarse a tanta contaminación, especialmente viniendo de países que cuidan mucho esa parte.

Pero no todos los shocks culturales que han tenido los extranjeros, han sido negativos o difíciles de adaptar a su vida cotidiana. El comportamiento de los hombres en México, es muy distinto en los países europeos. “Los hombres en Francia son horribles y te tratan tan mal, y aquí te tratan como si fueras una princesa“, dijo Juliette. Johanna, lo otra inmigrante francesa, estuvo de acuerdo. “Aquí los hombres son súper agradables. Te abren la puerte, te llevan tus bolsas, hacen todo por tí“. Según cuentan, en Europa tratan a las mujeres como si fueran “un chico cualquiera“.

La forma de relacionarse con el sexo opuesto también es distitna. En Francia, son ellas las que invitan a salir a los hombres. Ellos les pasan su teléfono y las mujeres deciden si quieren marcarles o no. Aquí en México, la atención que reciben las mujeres es muy distinta y según dicen, más halagadora. Una mujer mexicana está muy acostumbrada a que le griten por la calle y le tiren piropos a donde vaya. Pero eso es algo nuevo para las mujeres europeas, que parecen disfrutarlo en este país.

MÉXICO EN EL ÁMBITO LABORAL

Para Juliette y Chema, conseguir trabajo en México fue muy sencillo. Ambos viven bajo la idea de que encontrar empleo aquí es mucho más fácil que en sus países de origen. Las estadísticas parecen estar de acuerdo con su teoría. La tasa de desempleo de la población activa en México bajó al 4.8%, y es mucho menor a la de España, por ejemplo, que este año subió al 24.6%. Pero, ¿qué tan real es esto? ¿qué tan fácil es para un extranjero venir a México a pedir trabajo?

Según explica el Dr. Yerko Castro, en México, una persona que se propone abrirse paso en términos laborales, lo puede hacer. Existen las condiciones, mucha población y mucho territorio. Es un país que ofrece posibilidades. De lo que depende es de la persona, no tanto de su nacionalidad. “Evidentemente, si un extranjero llega y no tiene espíritu de lucha, no va a obtener nada. Uno tiene que salir a buscar las oportunidades, pero sí, sí las hay“.

En el primer semestre de este año, 1,031 españoles (aproximadamente), obtuvieron permiso de trabajo en México (FM3). Esto es 34.6% más, con respecto al mismo periodo del año anterior, según cifras del Instituto Nacional de Migración (INM). Los medios españoles llaman a este fenómeno “un gran flujo del siglo XXI“. Y muchos de quines se están llendo de España para venir a conseguir trabajo a México, son jóvenes diplomados que no pudieron encontrarlo en su tierra natal.

Pero para los que no tienen papeles para trabajar en México, es un poco más complicado. Mikel no los tenía cuando se vino por segunda vez, después de haber estado aquí de intercambio. Contó que iba a las entrevistas y en la mayoría, lo primero que le preguntaban era que si tenía permiso de trabajo. “Muchas veces, al decir que no, me decían: bueno pues, te puedes vovler a tu casa y seguir buscando allá“. Pero a base de mucha insistencia, Mikel encontró un trabajo en una empresa y ahí le hicieron todos los trámites necesarios para que se quedara. Los trámties duraron un mes, y después entró a trabajar, “pero fue la empresa quien los tramitó, no yo“, dijo.

Pero experiencias como las de Mikel ya no van a ser posibles. En México se acaba de aprobar una nueva ley que complica los trámites de visas para los extranjeros. Antes era posible llegar como turista, buscar un trabajo, firmar un contrato y cambiar el status de turista a FM3. Ahora, con la nueva ley, esto ya no es posible. Es necesario que los extranjeros que quieran residir y trabajar en México, deben regresar a su país para hacer los trámites allá. El trabajo deben de conseguirlo desde su país de origen o bien, venir a México, conseguir un contrato, regresar a su país y volver a entrar a México. “Eso es realmente imposible“, dijo Juliette, “porque tienes que estar en el país donde quieres vivir para poder encontrar trabajo y hacer las entrevistas. Es imposible para mí hacerlo desde Francia, y entonces, como es imposible, lo único que te queda ahora es venir aquí, buscarlo, regresar a Francia, hacer el trámite y regresar aquí, lo que no tienen nada de sentido proque cuesta $20 mil pesos una ida y vuelta a Francia. Es ridículo. Lo podrías hacer aquí, pero no te dejan, tienes que regresar a tu país, hacer unos papeles ridículos y vovler aquí a México. No tiene nada de sentido“.

Y antes de que la ley se aprobara, se tuvieron que validar todos los trámites que ya tenían en curso. “Eran como 3 mil trámite los que tenían que aprobar“, dijo Juliette, quien consultó a un abogado que le explicó la situación de las visas. Esos trámites tuvieron que ser validados en un día, “y no importaba si estaba bien validarlo o no. Tuvieron que hacerlo para empezar con la nueva ley. Entonces ahora se nos hace mucho más complicado para venir a trabajar aquí. No es tan complicado como Brasil o Estados Unidos pero sí es más complicado que antes“, terminó diciendo Juliette.

COMPETENCIA ENTRE MEXICANOS Y EXTRANJEROS

Todo este campo de trabajo para los extranjeros en México, puede resultar muy positivo para ellos. Pero ¿qué pasa con el mexicano? ¿hay competencia, rivalidad, o sentimientos de inferioridad al competir por un puesto contra un extranjero?

“Siempre hay un comentario en broma de: Ah, es que nos invadiste. Pero no hay un rechazo… o por lo menos a mí no me ha pasado”, dijo Mikel, sobre el trato que ha recibido de los mexicanos, en referencia a su estadía y su trabajo.

Pero la Doctora en Historia, Perla Chinchilla, afirma que en México sí se vive bajo una cultura post colonial, frecuentemente con una visión colonizada, donde lo europeo significa progreso, mejor tecnología y mejoría.

“Una vez que digo que soy francesa, todo el mundo me dice: ¡Ah, que lindo! Que bonito país, me encanta Francia. Y yo no me siento orgullosa de ser francesa. No sé que pasa. Hay como una fascinación de los mexicanos hacia lo extranjero, y eso no lo entiendo“, dijo Johanna.

Pero es cierto, en México, hay una parte de admiración hacia el extranjero. Edie, una mujer mexicana de 43 años, de clase media-baja, está convencida de que los extranjeros van a mejorar el país. “El hecho de que ellos traigan su comercio, o lo que sea que traigan, me parece que es muy bueno para el adelanto de México“.

Fernando, otro mexicano de clase media-baja, comparte esta misma visión. “Si los extranjeros ya están viniendo a México a buscar trabajo, yo no lo veo de una manera negativa. Igual es una competencia diferente y tomándolo desde un enfoque positivo, puede hasta ayudarnos a superarnos a nosotros mismos“.

Claro, que, en cuestiones del autoestima del mexicano, esto tiene un gran peso. Según el Dr. Yerko, en términos complejos socioculturales, la llegada de esta migración no va a solucionar el problema de la mentalidad o autoestima del mexicano. “Es más, la llegada de extranjeros europeos no le hace un bien a su  autoestima“, explica.

Pero así como existe una parte de admiración hacia el extranjero, también está la parte de odio y rencor, espcialmente al español. “Este odio es construido a partir de la escuela, de las clases de historia y de los medios de comunicación; más no viene de una verdad absoluta. Ahora se ha tratado de demostrar que el tema de la conquista no es tan sencillo como que Hernán Cortés vino a tomar el país y la Malinche era su traductora. Esta es una historia simbólica que no refleja con exactitud lo que pasó en realidad”, explicó la Dra. Chinchilla.

Pero independientemente de la relación amor/odio que se tiene con los extranjeros europeos, las cuestiones laborales son aparte, un poco más complejas. “A la hora de que un mexicano esté compitiendo por una plaza con un europeo, no van a ser tan amistosas las relaciones. Porque, además, aquí en México tenemos una economía que aparentemente funciona mejor, pero a la hora de la hora, no hay mucho trabajo para ciertos grupos sociales“, dijo la Doctora en Historia.

Y esa es otra de las razones por las que el grupo social que viene a México a buscar trabajo, es gente con estudios. –Esto, sin mencionar, que el paro juvenil que afecta a los menores de 25 años, en países como España, ha batido otra marca histórica al alcanzar el 53.27%, y se han visto obligados a irse de su país–. Al llegar a México, los migrantes europeos se insertan en trabajos específicos. “Los sectores donde más buscan empleos son los negocios, los sectores académicos, intelectuales y empresariales“, dijo el Dr. Yerko Castro. Empleos que no tienen nada que ver con el uso de la fuerza, el físico o el trabajo manual, –a diferencia de los extranjeros centroamericanos–.

Pero ahora estamos entrando a un nuevo tipo de sociedad globalizada, donde tanto mexicanos como extranjeros vamos a competir aquí y en todos lados del mundo. Y el nacionalismo en México, no está muy bien definido. Fuera de los deportes, como el fútbol, el nacionalismo es nulo. Ningún mexicano está dispuesto a irse a la guerra a pelear y morir por su país, como pasa en Estados Unidos. Así que, en teoría, tampoco debe ser mucho problema que un extranjero, ocupe un puesto en México.

“Es importante que hoy, que ya tenemos un punto de vista posterior a lo que es el estado nacional, podemos observar como la identidad nacional (ser mexicano o extranjero), es un constructo de precisamente una cultura que hizo comunidad a través de la comunidad nacional“, explicó la Dra. Chinchilla. “En cuanto a si le hace o no bien al país, dejemos que el tiemp lo decida“.

Comenta!

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s