Brecha digital. El problema de un mundo tecnológico altamente desequilibrado

Esta investigación se basa en un problema social el cual radica en un desequilibrio tecnológico dado a una distribución incorrecta de ordenadores y aparatos innovadores hacia las zonas más marginadas de un país. Alfabetizar digitalmente a una nación es la puerta hacia un nuevo mundo. El descubrimiento de mi investigación se basa en la gran diferencia de oportunidades que una comunidad pueda tener en relación a otras, pues si bien, tenemos una parte de la población que conoce a la perfección el uso de cualquier ordenador, también tenemos una gran parte de la población que nunca ha visto uno. Este texto se basa en conocer más a fondo este problema.

Este es un trabajo de Diego Alejandro Arriaga Paz realizado para la materia “Taller de Investigación Documental” de la Ibero Ciudad de México (Mtro. Eduardo Portas, Primavera 2018).

Palabras clave: brecha digital, analfabetismo, educación, sociedad, jóvenes, desigualdad.

Imagen: “The Unacceptable Persistence of the Digital Divide”. MIT Technology Review

Descargar: TrabajoFinal_DiegoArriaga_Version_PDF

Introducción

La historia de la humanidad se basa en constantes cambios ideológicos y culturales los cuales son la base del desarrollo de ella misma, ya sea hacia un futuro próspero o a una decadencia inevitable, lo que tenemos seguro es que desde nuestros primeros asentamientos como una civilización, el humano no ha dejado de crear objetos que le ayuden a que su vida sea más placentera y beneficiaria para él y para las personas que le rodean. Estos objetos son el principio de lo que después se le conocería como tecnología.Y es que gracias a ella, nosotros como especie hemos logrado sobrevivir pese a todas las adversidades, nos supimos adaptar a nuestro cerebro y fabricar útiles que nos permitirían estar donde ahora estamos. Si bien la tecnología de hace 5000 años pareciera que no tuviese nada que ver con nosotros, es todo lo contrario pues remarca la afirmación de que es la base de un constante progreso evolutivo que llega hasta nuestros días.

Está claro que como individuos no podríamos sobrevivir mucho tiempo al mundo, pero como un grupo lo dominaríamos, por eso cada individuo ocupa un trabajo específico para que la comunidad funcione, en otras palabras, cada persona tiene una labor trascendente para que todo el sistema se mantenga en pie. Por supuesto habrá individuos que no logren adaptarse a su papel y tengan que ser “exterminados” por el resto del grupo, pues si uno es completamente inútil, no se le puede dar trabajo ni qué hacer, y si aparte no sabe usar las herramientas tecnológicas de su tiempo, con más razón, este individuo será marginado del resto del círculo.

Aunque parezca un poco prehistórico lo que acabo de señalar, en realidad es una afirmación que persiste en nuestra época, pues aunque nadie lo aclare completamente, subconscientemente segregamos a las personas que no puedan usar las herramientas tecnológicas de nuestro siglo, y dichas personas son socialmente alejadas de una sociedad que aparentemente cada día se fusiona más entre lo natural y lo artificial del mundo convirtiéndonos en seres cada vez más desarrollados y peligrosos para nosotros mismos.

Parece ser que todo indica que las computadoras y el Internet son el enemigo a vencer de nuestra época, ya que si no te adaptas como persona a usar estas innovaciones, entenderás que, como mencioné antes, serás totalmente rechazada de tu sociedad, te irás al otro lado de la brecha, de una brecha que probablemente se haga más larga si nadie recurre a tu salvación; esta brecha de nuestros días se le conoce como la brecha digitaly será el desafío de los nuevos marginados de nuestro mundo.

Estado del Arte

La nueva meta mundial

La alfabetización digital se ha convertido en una nueva meta mundial en el siglo veintiuno, la cual ha avanzado de manera considerable en los países desarrollados, pues es más fácil para ellos dar a su población las nuevas tecnologías que en los países marginados de todo el mundo. Países como México –un país en vías de desarrollo– está tratando de cambiar este hecho al hacer proyectos que den a las poblaciones más alejadas estos aparatos, ya que es la puerta a un nuevo mundo lleno de relaciones, educación, trabajo y vida, y por lo tanto, se podría decir que es una nueva cultura global.

De acuerdo con Rodríguez (2008), la alfabetización es la puerta a un mundo nuevo, a un nuevo paso para la civilización global, una manera de concebir relaciones, educación, trabajo y la vida en sí. En suma es la puerta hacia una cultura innovadora. Se crea una sociedad de conocimiento, pues la información es una fuente de riqueza y con las nuevas tecnologías se crea un valor añadido, de modo que el nuevo reto de la educación implica la adquisición de competencias para que una sociedad sea capaz de autogestionar nuestra información de una manera sana y correcta, pues se canaliza de forma diferente para las próximas generaciones. Éste es un proceso que pasa inevitablemente por la alfabetización digital , pues ya no basta usar un lápiz, también hay que saber controlar el ratón para garantizar la democratización del conocimiento pleno.

El conocimiento ahora es más accesible, se nos facilita el poder alcanzarla. Una de estas puertas es la información que hay en la red, y de ésta, hay muchísima información la cual sería imposible leer en una sola vida. La información será impartida por medio del nivel de educación que haya disponible, por lo tanto es un nuevo reto para el gobierno la adquisición de las competencias para la formación de gente capaz de usar una computadora como también capaz de lograr escribir un ensayo a pluma y mano.

Cuando eres conocedor de ambas maneras de obtener información, las oportunidades de éxito y trabajo crecen considerablemente, las habilidades de comprensión de diferentes tipos de lenguaje, hacen al individuo eficaz y ágil a la hora de trabajar.

Podríamos decir que nuestra autora objetiviza la educación como el principal punto a tratar dentro del rango en México, ya que la educación es impartida de una u otra manera por todo el país, ésta debería ser la base para la solución de la problemática que queremos erradicar, pues como ella misma dice (2008), el tránsito tecnológico en el ámbito educativo obliga a repensar la didáctica de los contenidos así como la globalidad del proceso de enseñanza-aprendizaje a través de medios digitales. Su objetivo es que el alumnado desarrolle suficientes capacidades y habilidades en el manejo de las herramientas telemáticas y mejorar procesos como: la obtención de la información, el análisis, síntesis, conceptualización, el pensamiento sistémico, el pensamiento crítico, la investigación, o la metacognición, convirtiéndoles en generadores de nuevos conocimientos

La educación

El acceso al problema es justamente aquí, en la educación. La globalidad del proceso en México sería el punto de partida para iniciar el contraataque contra la brecha digital, a través de que el alumno pueda desarrollar capacidades críticas y reflexivas para convertirlo en un ciudadano digno de ponerse en frente de cualquier obstáculo utilizando todos los medios que él pueda conseguir con una facilidad eficiente y lógica, así poder completar su ciclo de estudio y ahora él convertirse en un generador de nuevos conocimientos para las futuras generaciones.

Es correcto el planteamiento de Rodríguez, pero solamente nos da una solución rápida sin fijarse en todo los contratiempos que tendríamos aparte, es decir, nos da su solución del problema pero no nos dice el cómo hacerlo funcionar, es como decir que nos da una versión utópica de los posibles hechos sin tener en cuenta ningún obstáculo que pueda aparecer. Y si hablamos sobre un país en vías de desarrollo, será un hecho que los obstáculos aparecerán y tendremos que no solamente conocer el problema, sino que también la solución.

Podríamos visualizar en este esquema un reflejo desde el inicio del problema hasta unas posibles soluciones que Ramírez carece de dar (García, 2017, p.6).

A diferencia de nuestra anterior autor, aquí logramos entender, que las principales causas de esta llamada “brecha digital” vienen de las zonas marginadas de la sociedad, pues los principales motores del problema son la misma alfabetización digital, tenencia de dispositivos, la baja cobertura de las zonas alejadas de las ciudades, y la constante separación social hacia los pueblos indígenas. Esto conlleva hacia sus posibles consecuencias que son la nula participación de estas entidades marginadas y su ignorancia hacia las nuevas tecnologías. Es por esto que se debe fomentar la capacidad de la ciudadanía para que se logre utilizar de una manera crítica la información libre dentro de toda la red ya que ellos son los afortunados de tenerla.

La soluciones convenientes según la autora, es la incorporación de una red más ancha y libre para todo el país, uso correcto de las tecnologías para toda la ciudadanía y un desarrollo de la información y el conocimiento con base de las nuevas tecnologías para toda la sociedad.

Como la propia García (2017, p.81) lo remarca, hay que saber diferenciar la alfabetización informacional de la alfabetización digital, pues la última hace referencia a las habilidades necesarias para ser usuario de la información que hay en la red, mientras que la informacional genera habilidades en cualquier formato disponible y accesible de la información.

La alfabetización digital permite abrir una mejor relación de comunicación en la sociedad. Se puede decir que hay una riqueza magnífica de conocimiento e información, la cual puede ser obtenida sin ningún costo (prácticamente hablando) y de manera de rápida con el uso correcto de las nuevas tecnologías. Se tiende a hablar de que es más rápido recolectar la información así, porque los jóvenes ya no les gusta la manera tradicional de recolectar datos, al menos para nuestro siguiente autor, que cree que las nuevas generaciones ya no nos gusta la manera tradicional de educación, pues según él, es posible que las nuevas tecnologías cambian completamente la manera de educar a las generaciones que vengan.

El beneficio de educar con tecnología

Pérez nos aclara que la tecnología de las últimas décadas ha venido para convertirse en un complemento fundamental en la educación gracias a todas las herramientas de la información y comunicación que han evolucionado a través del tiempo y haciendo grandes aportes al proceso del aprendizaje. Estas tecnologías digitales les llamaremos entornos visuales de aprendizaje, y son las que dejaron atrás la educación tradicional plana y aburrida que provoca el desinterés del estudiante por aprender. Damos paso así, a un nuevo concepto de aprendizaje donde el actor principal es el estudiante y sus guiones son las nuevas tecnologías. (2016)

Una gran diferencia con este autor es que se vuelve muy subjetivo y engloba a todos los jóvenes como si fueran iguales; todos se aburren fácilmente, que no les gusta la manera tradicional de la escuela, que tienen un desinterés en aprender y que sólo lo van a hacer si la tecnología los acompaña. Si bien puede ser cierto que la mayoría es como él lo analiza, creo que también da a entender que solo es por el propio bien de las siguientes generaciones, ya que ellas son el futuro del mundo y tenemos que darles la facilidad de aprender como a ellos les pueda resultar más fácil y divertido. Él mismo nos dice que el principal actor de la educación es el estudiante y que radica solamente en uno mismo la posibilidad de seguir aprendiendo. Al igual que Ramírez, este autor también cree que que el pilar del progreso es la educación y por eso su preocupación de tratar de hacerlo más accesible para los nuevos alumnos por medio de lo que él define como EVEA(entornos virtuales de aprendizaje).

Pérez también nos aclara que en la actualidad, la parte educativa presenta uno de los mayores retos en cuanto a la alfabetización digital, puesto a que la enseñanza-aprendizaje mediante herramientas informáticas como lo son: el ordenador, software o el internet, no solo radican en saber utilizarlos, sino que también lograr el buen entendimiento de los programas codificados, permitiendo así que los individuos desarrollen una nueva forma de adquirir conocimientos. Los EVEA quieren cambiar la forma de enseñar y aprender en el aula, debido a que la sociedad de la información avanza todos los días hacia nuevas tecnologías (2016).

Lo que él nos sugiere es que se empiecen a crear programas de enseñanza-aprendizaje sobre las herramientas informáticas para lograr una certificación sobre estas herramientas. Así se lograría desarrollar de una manera eficiente las habilidades que se enseñan en las aulas, claro que hay que tener en cuenta que se debe de cumplir la estrategia en todo el país y no sólo en los lugares privilegiados.

Según nuestro siguiente autor, la brecha digital contiene una división que se compone de tres partes. Esta división nos ayuda a entender mejor la problemática que se abarca de una manera sencilla y rápida de entender. De acuerdo con Sandoval (2006, p.5) la brecha digital se concentra primero en una conceptualización para tratar de explicar el hecho. En segundo lugar está su medición de la brecha digital y en tercer lugar está el acceso que no ha sido investigado por la falta de compromiso por parte del Estado y la acumulación de ignorancia de la sociedad.

El problema dividido

La propuesta de dividir el problema en tres, facilita la comprensión del tema y se puede abordar de una manera eficaz. El primero abarca sobre la definición del problema y cómo tratar de afrontarlo, el segundo sobre su rango, es decir, sobre el alcance que este problema tiene, y el tercero abarca la problemática del acceso a la solución por parte de las regiones más apartadas e ignorantes -digitalmente hablando-del país. La división que señala Sandoval (hace que se pueda visualizar un poco mejor todo el contexto del problema, pues genera una visión más amplia de dónde se podría atacar para generar un cambio. Como él bien dice, hay muchos conceptos los cuales podrían definir la brecha digital, pero para él está claro que sólo debe de haber una medición para determinar un rango específico, y es así como una solución puede llegar automáticamente (2006).

La globalización nos está llevando paulatinamente hacia este terreno de la homologación de políticas económicas y sociales, de procesos de producción y de acuerdos comerciales que cada día nos ligan más con la información, los datos y la economía del conocimiento. Los inforicostienen acceso a datos, medios de comunicación, Internet y otras fuentes que les permiten intercambiar, buscar y distribuir información de forma rápida y casi segura. Los infopobres, no tienen acceso a dicha información, ni a su distribución ni muchomenos a su intercambio, reciben la información que les dan los medios de comunicación a los que tienen acceso y toman sus decisiones con base en ella (Sandoval, R p. 78).

Aquí tenemos otra solución, haciéndonos entender que un gran apoyo por parte del gobierno o empresas hacia la sociedad, sería instalar en lugares públicos el Internet, para poder conectarse libremente y de manera gratuita sin necesidad de dar nada a cambio. Podrían hacer sus tareas, proyectos o investigaciones en un lugar agradable como un parque y así al mismo tiempo alejar a personas haciendo cosas ilícitas ahí mismo, como drogarse o alcoholizarse. Para lograr este cometido, el autor sugiere que los medios masivos de comunicación propaguen estas ideas para que la gente se acerque sin ningún miedo y con las puertas abiertas para ayudarse entre sí, sin haber ningún percance.

Ambientes sanos para todos

Otro punto a tratar, para crear un ambiente más sano, sería el de proporcionar en todas las escuelas Internet gratuito que sea financiado por el municipio y así facilitarle al alumno el poder ingresar a cualquier base de datos rica en información de cualquier tema.Al seguir viendo las propuestas de los autores, podemos entender que si juntamos cada una de ellas, podríamos tener una buena serie de opciones para tratar de hacer un cambio verdadero, pues cada uno de ellos narra desde su punto de vista una gran solución que puede ser funcional en nuestro país.

Afrontar el problema por medio de nuevas alternativas para las personas que no pueden obtener por sus propios medios una computadora, es un método que también se está poniendo en consideración. Ya sea por medio de recibos de pago o subsidiar parte de la compra, podrían resultar unas buenas opciones para la gente con un ingreso más bajo que el del promedio mexicano. Claro, el autor nos dice que se están dando propuestas y estrategias para lograr el éxito, pero también deja en claro que se necesita que la población coopere, pues él infiere que la población tal vez no está lista para recibir estos productos, o que puedan darle un mal uso. Y en realidad, si lo consideramos bien, la gente puede ser ignorante respecto a las tecnologías innovadoras. Juntando todas las propuestas de nuestros autores, se podría crear un nuevo paradigma a la hora de usar una computadora, no sólo para la gente privilegiada, sino que también para la marginada, sería un inicio decente para las personas que estén apenas entendiendo el cómo funciona este mundo digital. Está en nuestro gobierno y en nosotros mismos lograr cambiar el esquema.

Según Sandoval (2011, p. 5) podemos agarrar aún más alternativas usando dos ámbitos públicos, los cuales son: dotar a los espacios familiares de Internet gratuito, por ejemplo, los parques, restaurantes o plazas comerciales, es decir que se les acondicione y se les dé una buena infraestructura para que los jóvenes libremente puedan llegar a revisar sus correos, trabajos en equipo e investigaciones. Inconscientemente se empezará a crear una comunidad donde concluyan intereses como navegar por la red para así poder alejar la drogadicción de los espacios públicos. Estos lugares también utilizaran medios de comunicación para darse a conocer. La otra propuesta es que los centros de educación como las aulas o las bibliotecas también tengan un acceso gratis a la red, y el pago de éste sea por parte del municipio actual. Esto nos llevará a que el alumno en dado caso que no tenga un equipo personal, pueda acceder a cualquier instalación puesta por nuestro gobierno sin ningún costo.

Mientras que los jóvenes se pongan a hacer sus tareas, proyectos o investigaciones en un lugar agradable como un parque y al mismo tiempo alejar a personas haciendo cosas ilícitas, se podría considerar una muy buena medida para hacer que un municipio pueda avanzar tecnológicamente hablando y al mismo tiempo lograr una comunidad más unida y sana. Mientras más gente vaya a los parques con fines de estudiar, trabajar o convivir ahí, menos personas intentarán acercarse con fines dañinos viéndolo como ahora un lugar inseguro para ellos. Para lograr este cometido, el autor sugiere que los medios masivos de comunicación propaguen estas ideas para que la gente se acerque sin ningún miedo y con las puertas abiertas para ayudarse entre sí, sin haber ningún percance.

En esta parte de su libro, Sandoval crea un propio concepto desde la globalización, y por lo tanto, su rango es extremadamente grande, esto hace que divida el problema en dos términos que él llama: inforicose infopobres(2011, p. 7).Así él hace una diferencia correcta en lo que es ser alguien privilegiado y alguien que no lo es -tecnológicamente hablando-.

No hay que recalcar mucho, es todo lo que ya aprendimos con los demás autores, sólo es otra manera de aclarar la bipolaridad de un país que tiene a muy poquitas personas privilegiadas, con acceso de datos, Internet y fuentes para difundir, intercambiar y buscar información; con la mayoría de la población que no tiene distribución ni un medio de información fuerte en su zona, y sólo juntan información de donde pueden, por ejemplo de la televisión con los noticiarios. Y no es que esté mal, pero como sabemos, esa información se puede quedar corta con todo lo que puedes encontrar en una base de datos por Internet.

Aún más barreras

Si bien sabemos que las propuestas van encaminadas a los sectores educativos y socioeconómicos, también hay que entender que hay muchas barreras añadidas que hacen peso sobre las principales problemáticas. Según Aguilera (2001) la falta de confianza en la propia capacidad y aprendizaje es la primera barrera mental que hay que resolver, proponiendo retos y aprendizajes evolutivos, que permitan resultados y progresos visibles que permitan construir esa confianza en la propia capacidad. Contar con compañeros de diferentes niveles de formación o incluso edad ayuda a vivir el aprendizaje como algo asequible a todos (está claro que se necesita una mentalidad abierta). También se busca entender la dificultad de identificar las propuestas que van dirigidas a ellas. Las propuestas de formación deben orientarse a utilidades con sentido para las personas, que les vean sentido en su vida diaria y como mejora personal o laboral. Una señora jubilada estará mejor motivada aprendiendo procesador de textos haciendo cartas a la familia que textos comerciales anónimos. Hay que partir del interés de las personas. Otro pequeño obstáculo es que el mismo mexicano aprenda un hábito de aprendizaje basado en la resolución de problemas y la experimentación más que en el método académico. Lo normal es aprender de forma constructiva, resolviendo necesidades y problemas y obteniendo en cada momento lo que se necesita. El aprendizaje académico clásico, primero teoría y luego práctica no funciona con estos colectivos.

Como se sabe las limitaciones de desplazamiento y disponibilidad de tiempo son un gran problema, por eso la oferta formativa debe situarse lo más cerca posible de las personas, en su propio barrio o entorno. Las limitaciones económicas para financiar la formación deben ser asequibles para las rentas de los sectores con menos recursos, aunque el criterio de la corresponsabilidad es positivo para valorar el servicio recibido y fortalecer el compromiso (2001, p. 4). También, la necesidad de un entorno que inspire confianza y seguridad, ante todo, las personas deben sentirse acogidas, tratadas con respeto y consideración, y sentir que no se duda de su capacidad de aprender. Las asociaciones, por su propio talante y experiencia tienen una mayor facilidad para ofrecer ese trato.

Otro autor llamado Sánchez cree que las TIC (tecnologías de la información y la comunicación) representan una buena oportunidad para reducir la pobreza, fomentar la formación y la cultura y mejorar las condiciones de vida de los más desfavorecidos. A escala nacional, también son una oportunidad de mejora para muchos colectivos que carecen de oportunidades de acceso al mundo laboral o a la participación social. El aprendizaje de estos instrumentos y la “apropiación” de los mismos en su vida es una ocasión que no se debe desaprovechar (2017).

Observando la variable edad, existen diferencias significativas en el uso de las tecnologías de la información y la comunicación (TIC). Por lo tanto, la brecha digital por edad es palpable, aunque se destaca una tendencia a su futura desaparición. Cada vez más personas de mediana y avanzada edad utilizan recursos tecnológicos. Así, se ha pasado de un 3% de personas entre 65 y 74 años que utilizaban internet en 2004, a un 26,2% en 2014. Para una mejor comprensión de este tipo de brecha digital, se expone a continuación una categorización de las “generaciones tecnológicas”, con sus correspondientes características (Sánchez, 2017, p. 20).

La educación digital es saber que no sólo la enseñanza es hacia los jóvenes, pues también los adultos de mediana y de tercera edad, deben ser educados en éste ámbito. Como logramos ver en nuestra anterior cita, en 2004 sólo un 3% de la población mexicana de entre 65 a 74 años utilizaba el Internet, 10 años más tarde esto creció hasta un 26.2%, dándonos a entender que puede que sea un avance lento pero al menos está creciendo de una manera constante. Como hemos recalcado, en todo este texto, la información es para todo el mundo y no sólo para los que tienen el privilegio. Si tenemos una sociedad la cual esté acostumbrada a usar cualquier medio, no sólo seremos más críticos, sino que las personas mayores no se sentirán marginadas al tratar con estos temas al ser también funcionales y aprendices de la red. Aún así, si vemos la próxima imagen, notamos que mientras más pasen los años, el porcentaje que utiliza el Internet crecerá de forma evidente.

Al parecer, las personas entre 16 a 24 años son las que más utilizan este medio y por eso son los más capaces de una u otra forma para usarlos de manera correcta o incorrectamente. Mientras que la juventud se va, las generaciones más viejas como los “baby boomers” o la generación “X” tienden a usar menos los aparatos al pensar que nunca podrán acostumbrarse a este nuevo mundo.

Otra cosa interesante es ver que los celulares sí han tenido un impacto gigante en México, pues del 2007 al 2013 no hubo muchos cambios en las personas jóvenes, pero sí que las hubo para las mayores ya que hubo un gran incremento de ancianos usando un móvil diariamente. Esto mayormente se debe a mantener contacto con sus familiares, pero hasta ahí, la gran mayoría de los ancianos no utilizaba su teléfono para otra cosa, posiblemente porque o no sabía que se podía o no sabía hacerlo. En sí, esta tabla es engañosa, pues la gente mayor sólo utiliza su celular para hacer llamadas, en otras palabras, aunque tengan celular, siguen siendo analfabetas digitales.

La solución es la juventud, no el problema

Vemos cómo del 2007 al 2013 –casi los mismos años que Sánchez eligió–aumentó de manera considerable el uso de la tecnología en las personas de entre 45 a 54 años, de entre las de 55 a 54 y las de 65 a 74. Esto nos da una idea que el cambio también está en cambiar el paradigma de la gente.

Si consideramos que los jóvenes son los supremos líderes de este tema, es probable que los padres de familia tengan que responsabilizar a sus hijos a la hora en la que ellos agarren sus computadoras, pues como dice Fernández (2017), teóricamente y desde un plano subjetivo, el tipo de familia más abierto a las TIC carece de una imposición de límites en cuanto a la regulación de acciones a emprender por parte de sus miembros.

En una autoritaria, los padres valoran los pros y los contras del uso de las TIC, y deciden unilateralmente su disponibilidad. La familia democrática está en el segmento intermedio, dado que su postura será la de poner en común el tema de las TIC para tomar una decisión conjunta en cuanto a su disponibilidad y uso por parte de los hijos (p. 2).

Mucho más complejo resulta la implicación de la capacitación y habilidades de los padres en cuanto al uso de las TIC. Haciendo un análisis subjetivo podemos inclinarnos más por el estilo de familia autoritario, en el sentido de que mediante el diálogo y la colaboración, así como por la convicción de los padres en mejorar la educación de los hijos y saber negociar los límites que han de pactar, se ven en la obligación personal y moral de mejorar sus conocimientos y habilidades sobre las TIC (p. 3).

Supones que si nos referimos a un autoritarismo familiar sientes que es algo malo, pero en realidad hay que saber poner un límite hacia los más pequeños, ya que si son ellos los que más usan las redes, pues no sufren de una brecha digital significativa al ser de clase media en México, se necesita que puedan ser conscientes de sus actos en la red. Ellos en un futuro serán el ejemplo del cómo usar este medio de una u otra forma, ya sea indebida o debidamente. Es muy importante que una familia sepa marcar un muro, pero para eso se necesita que no sea ignorante del tema. Si uno es ciego de algo, no puede ayudar, solo puede permitir pues no sabe las consecuencias que su hijo pueda tener. Para esto la familia tendrá que adentrarse a este nuevo mundo digital.

La familia es el punto máximo de inflexión entre las TIC y el desarrollo normal de los hijos, por ello, ha de contar con las estrategias mínimas para afrontar el reto de la educación y la formación integral de los hijos. El éxito pasa por llevar a cabo una mediación familiar óptima, romper las trabas que produce la brecha digital y confluir ambas cuestiones en la promoción de unas competencias mínimas por parte de los padres para ejercer adecuadamente la autoridad (Sánchez, 2017, p. 120).

Al final quiero recalcar que las nuevas tecnologías están en dos polos, uno parte de la gran utilidad que nos pueden dar por medio de información, cultura y nuevos medios. El otro parte de la deficiente utilización y la horrible equidad en la que las tecnologías son dadas. El ser ignorante es un problema como el ser el ejemplo a seguir es un peligro. Nuestro gobierno conoce las soluciones, pero las imparte de manera incorrecta, las poblaciones indígenas no quieren aprender de los nuevos instrumentos y los que los tienen, tienden a usarlos de manera negativa. La educación digital es la base para la solución pero de por sí la educación tradicional es deficiente en el país.

Van a pasar muchos años para que haya una equidad en la población para que sea un cambio evidente y permanente. Se necesita el apoyo del gobierno como el interés de la población. Hay un gran margen de error y un pequeño punto de solución, pero por algo se necesita empezar si es que queremos un país mucho más sabio e inteligente.

Marco Teórico

La brecha digital es un término que inició a mediados de los años noventa en Estados Unidos. Se basa en la desigualdad de medición de ordenadores e Internet en diferentes zonas de un país en vías de desarrollo, puesto a que la alfabetización de dichos instrumentos tecnológicos son la puerta a un nuevo mundo, a otro gran paso para la civilización global, es necesario que se eduque a la sociedad para saber utilizarlos. En suma es la puerta hacia una cultura innovadora y a una sociedad de conocimiento, ya que la información es una fuente de riqueza con un valor añadido gracias a la tecnología.

Conforme el tiempo pasa, nuestras innovaciones también lo hacen, cada día, más personas se adaptan a ellas. Entienden que para entender el mundo de hoy, no basta con sólo leer el periódico y ver las noticias en la televisión, sino que usar el mundo digital para aprender por su propia cuenta los acontecimientos del pasado y los hechos del presente; pues para que haya una compresión total de la vida en el siglo XXI, hay que usar los aparatos de dicho siglo. Cualquier persona que no aprenda correctamente su uso, será marginada a una realidad completamente diferente de la nuestra.

El especialista en estudios sobre la cultura de la imagen y la comunicación visual, Román Gubern, nos explica de una manera teórica el por qué algunas personas no logran adaptarse a las tecnologías del día de hoy. Aparte de ser un gran historiador del mundo y del cine, Gubern es un gran escritor que conecta la filosofía con la historia y la razón con los sentimientos.

Gubern (2000) relata el cómo es que el humano necesita adaptarse –como una comunidad– al mundo que lo rodea, pues se necesita que la gran mayoría se acostumbre al entorno que le tocó vivir para poder sobrevivir. Si bien, la minoría es la que no se logra adaptar, ésta es eliminada automáticamente por la naturaleza y los más aptos logran avanzar al siguiente paso evolutivo. Por lo tanto, nosotros seguimos evolucionando y adaptándonos a la nueva vida y teniendo que seguir aprendiendo de nuestros nuevos instrumentos para poder ser útiles para nuestra sociedad si es que no nos queremos sentir rechazados.

Según Gubern (p.10), los fenómenos asociados a las nuevas tecnologías de información es la derivada de la perspectiva etológica, considerando al hombre como animal cultural o producto sinérgico de la interacción biológica y la cultura. Es decir, queel humano es una fusión de la naturaleza y lo artificio. Llegando a tal punto de ser la razón más determinante del proceso evolutivo de la hominización y su tendencia explorativa que casi ninguna otra especie del planeta tiene. Se afirma que la curiosidad instintiva del hombre primitivo pudo superar a la de los restantes primates, pues la rápida evolución de su inteligencia le permitió disponer de un “excedente de instinto”.

Sin duda muchos de nuestros antepasados no lograron evolucionar por no tener esa chispa de curiosidad, no les quedó de otra que sucumbir ante la extinción. Está claro que para sobrevivir se necesita de una colectividad y no sólo de individuos, pues como dijimos antes, toda una comunidad es la que se tiene que adaptar si se quiere sobrevivir, de manera que nuestros ancestros tuvieron que aprender a controlar su curiosidad y tener prudencia para que llegue una racionalidad anticipatoria de los peligros potenciales que tuvieron que sobrepasar. Avanzando por esta senda, el hombre se convirtió en el único ser mamífero capaz de fundar una civilización, en la que los medios de comunicación abarcarían una importancia cada vez más grande en nuestra historia.

Para Gubern (2000) se debe recordar estos inicios para entender que desde nuestros primeros pasos, cada novedad tecnológica en el ámbito de la comunicación suscitó temores y resistencias neofóbicas, –según él, a veces exageradas y otras veces razonables–, por ejemplo, Platón en Fedro,puso en boca de Sócrates la objeción latente hacia la escritura, señalando que por ella los hombres dejarían a un lado la memoria y no recordarían por ellos mismos. La aparición de la imprenta gracias a Gutenberg fue también recibida con odio para algunos sectores de la población que consideraban que la imprenta quitaría lo artístico a los libros. Cuando se inventó la televisión, la gente decía que se iba a alejar la lectura individual y que la gente no saldría de sus casas y habría una cohesión social. Incluso cuando se inventó la fotografía en 1839, los sectores más religiosos creían que era una herejía duplicar en una foto la mismísima creación de Dios.

Como vemos, a lo largo de nuestra historia, las invenciones tecnológicas de la comunicación siempre han sido debatidas por la sociedad, el que las rechace –aunque no se extingan como en la prehistoria– será inconscientemente segregado o rechazado a tal punto de que el mismo individuo piense que nunca podrá usarlas y tener que conformarse con lo que sí sabe usar. Como vemos, es una ley que viene desde nuestros primeros asentamientos; nuestra adaptabilidad al entorno es tal, que moldearlo se nos hace fácil como comunidad pero difícil si somos un individuo que quiere aprender sólo.

Lo que entiendo de Gubern es que no basta con que algunos individuos creen cosas innovadoras, sino que también la gran mayoría de las personas las aprenda y pueda usar. Si el camino no va por ahí, fallamos como sociedad y basta con que haya una buena parte de la población inconforme para que comience el caos y se haga el desorden. Es obvio que la brecha digital fomentaría este hipotético camino, pues si tenemos a la mayoría de la población analfabeta digitalmente hablando, tenemos a una población atrasada con el resto del mundo. La gente necesita aprender para seguir progresando como especie y no quedarnos estancados sin tener acceso a las oportunidades que la tecnología nos da.

Conclusiones

El ciclo de la vida continúa, con ella, las nuevas generaciones de personas que nacen con un mundo que es tecnológicamente muy avanzado, con herramientas capaces de hacer lo inimaginable, con medicinas capaces de curar muchas enfermedades que en algún punto de nuestra historia estuvieron a punto de erradicarnos, pero más que nada, nacen repletas de información de todo tipo y de todo lado. Estas generaciones nacerán en un entorno donde la información es más pública que secreta y cualquier dato puede y será extraído según el propósito de cada individuo. Es nuestro deber hacer que ninguna persona sea analfabeta digital y para lograrlo debemos darles una educación con excelencia hacia estos temas. Tenemos que entender que la información tradicional no es cosa del pasado, pero se complementa con nuestro presente, debemos hacer que la información se mantenga sana y sea objeto de debate y no de discusión. Aparte de lo aclarado, creo que lo más importante es entender que somos privilegiados en vivir en esta época donde tenemos acceso al mundo desde una computadora o teléfono y que tú como ser privilegiado necesitas compartir este acceso a cualquier comunidad. No tenemos que dejar que una parte de la población se quede atrasada o incomunicada a diferencia de nosotros, y es que nosotros, fuera de nuestros problemas como millenialso jóvenes inexpertos, lo tenemos casi todo y no está de más compartirlo.

Con esta investigación quiero invitar a las personas a comprender que la información que tenemos en la red no la tiene la mitad de la población y es nuestro deber usarla correctamente para tener una sociedad más crítica y responsable sobre su entorno. Si bien tenemos demasiados problemas como un país fragmentado y que está en constante cambio con la situación actual que se nos presenta, nunca debemos olvidar que siempre se puede ayudar con una buena acción que hagas, así que si tú como persona que tiene acceso a la red del mundo quieres ver cambios importantes en tu país, puedes empezar a usar la tecnología como un medio de ello. Si estamos 10 horas de nuestra vida en redes sociales o viendo basura por Internet, bien podríamos usar algunas de esas horas para separar contenido dañino o información falsa de ahí. Si bien, sé que como una persona común y corriente nos puedo ir a un lugar marginado e instalarles todo el cableado de Internet, si puedo organizar la información esperando que así, algún día nuestro gobierno haga su parte también. Tenemos que entender que si tú como individuo no haces nada por tu comunidad, ella no hará nada por nadie tampoco, de a pocos se hace mucho, pues de muchos se alcanza a todos.

Por último quiero agregar que el pilar principal para romper la brecha digital de cualquier país es la educación de su pueblo, necesitamos ser responsables pues también somos los causantes de varios factores que obstaculizan la solución al problema. No somos conscientes de lo que llegamos a hacer y ver en la red, necesitamos que nos enseñen a ser unos buenos internautas porque cuando se rompa la brecha digital y la información sea aún más extensa, los antes marginados tecnológicamente hablando nos tomarán de ejemplo para ellos aprender, y paradójicamente estaríamos “educándolos mal”, y si digo que la educación es la base de la solución, el ciclo del problema evolucionaría hacia otro enfoque y puede llegar a ser catastrófico para una sociedad aún novata para controlar su tecnología.

Así que si te preguntas el cómo iniciamos con la solución podríamos empezar con razonar con cuál de nuestros autores se podría enfocar éste país para que el resultado sea lo esperado, y de su gente, sólo pensar que lo tomará de una manera sana y productiva entendiendo que todos somos iguales ante una información verídica. Habrá que esperar a las siguientes generaciones para ver si logramos o fallamos en darles una informe ación digna para ellos.

Bibliografía

  1. Aguilera, P. (2001). Rompiendo la brecha digital en colectivos en riesgo deexclusión social mediante acciones de alfabetización digital. España: Fundación
  2. Ávila, S. “Alfabetización Digital”. Razón y Palabra, vol. 21, núm. 98, pp. 6-81. 30 de junio de 2017
  3. Benito-Castanedo, Jesús De. (2017). “Bibliographic Analysis of the Digital Divide and Literacy in New Technologies”. Revista Electrónica Educare, 21(2), 195-204. https://dx.doi.org/10.15359/ree.21-2.9
  4. Gubern, R. (2000). El eros electrónico.Torrelaguna, Madrid: Grupo Santillana de Ediciones, S. A.
  5. López-Sánchez, C. (enero-junio, 2017). La familia como mediadora ante labrecha digital: repercusión en la autoridad. Ciencias Sociales, 8(1), pp. 108-124.DOI: http://dx.doi.org/10.21501/22161201.1928
  6. Pérez M.A. “El analfabetismo digital en docentes limita la utilización de los EVEA” Publicando, (8). pp. 3, 2016.
  7. Rodríguez, M. D. (2008). “Alfabetización digital: el pleno dominio del lápiz y el ratón.” Comunicar, vol XV, núm. 30, pp. 137-146.
  8. Romero, I. “Brecha Digital”. Paakat: Revista de Tecnología y Sociedad, 1, (8). 2011
  9. Sandoval, R.. (2006, junio 1). Interfase para Reducir el Analfabetismo Digital enlas Personas de Escasos Recursos y Aminorar la brecha Digital en México, p. 5.
Anuncios