La publicidad de Ruffles objetualiza al cuerpo de la mujer y la utiliza para vender su producto, aunque las frituras no tienen relación con el cuerpo femenino.