Las empresas han sabido aprovechar este nivel de influencia para cambiar la mentalidad de la gente y hacerlos adquirir productos o servicios mediante una publicidad menos intrusiva.